Diferencias entre Orgánico, Ecológico y Biológico

Los productos ecológicos, biológicos y orgánicos son y no son lo mismo. Si por un lado todos ellos aluden al concepto general de ser artículos o elementos naturales, beneficiosos para la salud, como los frutos secos, que según Nutrición Sin Más, pueden ser muy beneficios para la salud y libres de tratamientos industriales o químicos, por otro cada uno de los términos incide en un aspecto distinto.

No debemos dejarnos confundir por esta variedad de términos. Si atendemos a la normativa española, se consideran como sinónimos. Eso sí, hemos de tener en cuenta que su uso legal se relaciona con los productos agrícolas, tanto en lo que respecta al cuidado del entorno desde un punto de vista sostenible como al tratamiento ecológico del producto en sí.

Producto ecológico

Se trata de aquél producto que sigue un proceso de producción que respeta el medio ambiente.

El producto ecológico certifica que se utilizan las mejores prácticas medioambientales, que se cuidan al máximo los recursos naturales, que se aplican normas exigentes sobre el bienestar animal y vegetal y, por último, que se utilizan recursos renovables integrados en sistemas locales.

  • Emplean las mejores prácticas medioambientales.
  • Consiguen preservar al máximo los recursos naturales.
  • Aplican normas exigentes sobre bienestar animal y vegetal.
  • Utilizan recursos renovables integrados en sistemas locales.

Producto Biológico

Su principal característica es que no contienen ningún componente que haya sido alterado genéticamente, es decir, que son productos totalmente naturales.

Los productores con el sello biológico te garantizan que:

  • Llevan a cabo un proceso natural de selección de especies.
  • Contribuyen a una mejora del patrimonio genético cerrando el ciclo reproductivo de las especies.
  • Apoyan la preservación de un elevado nivel de biodiversidad.

Producto orgánico

En este caso, el producto orgánico es aquel que rechaza en su proceso de producción a cualquier elemento químico artificial o cualquier pesticida, empleando por tanto solo elementos naturales.

Los productores que trabajan con el sello orgánico te garantizan que:

  • Contribuyen a mantener y aumentar la fertilidad del suelo.
  • Emplean la rotación de cultivos como forma natural de regeneración de los terrenos.
  • Previenen la erosión del campo y la pérdida de biodiversidad en el subsuelo.
  • Mantienen la pureza de los manantiales de aguas subterráneas.
  • Emplean las mejores prácticas medioambientales.
  • Consiguen preservar al máximo los recursos naturales.
  • Aplican normas exigentes sobre bienestar animal y vegetal.
  • Utilizan recursos renovables integrados en sistemas locales.
  • Llevan a cabo un proceso natural de selección de especies.
  • Contribuyen a una mejora del patrimonio genético cerrando el ciclo reproductivo de las especies.
  • Apoyan la preservación de un elevado nivel de biodiversidad.

Todo esto en conjunto nos da ciertos beneficios

  1. Protege la salud de los consumidores, de la tierra donde crece y de los agricultores

La agricultura ecológica respeta los ritmos de la naturaleza, no utiliza pesticidas, agroquímicos, aditivos o semillas manipuladas genéticamente. Así, produce alimentos saludables, ricos en nutrientes, sabrosos y que se conservan mucho mejor.

Además, protege la salud tanto de los consumidores porque se evita la ingestión de tóxicos a través de la alimentación que provocan daños en nuestros organismos. Si pensamos en los agricultores, éstos no tienen que manipular ni exponerse a la liberación de los tóxicos asociados a las sustancias químicas que se utilizan en la agricultura masiva. Por esta razón queremos advertirte sobre los alimentos procesados en Nutrición Sin Más.

  1. Protege la agricultura y preserva la biodiversidad

Contribuye a mantener limpio el patrimonio genético, ya que impulsa las variedades y razas autóctonas. Con los barbechos y el respeto de los ciclos de la tierra, así como la utilización del compost como fertilizante, el suelo se transforma en un medio para albergar vida y alimentar a los organismos que habitan en él, responsables de dar a la planta los elementos que necesitan para su correcto crecimiento.  La fertilización química por el contrario, mata la vida microbiana del suelo, agotándose, contaminando los suelos y acuíferos y destruyendo los ecosistemas.

  1. Contribuye a crear una sociedad más equitativa y justa

La agricultura ecológica preserva la sociedad rural, así como su cultura y tradición, ya que garantiza un trabajo digno y una remuneración y comercialización justa a quienes producen alimentos ecológicos. Garantiza también el consumo local y crea puestos de trabajo en el campo, liberándose de la dependencia de la compra de semillas o pesticidas químicos. Además, ayuda a divulgar y promover una forma de vida que mantenga y preserve el contacto del hombre con la naturaleza.

Se puede decir, que las diferencias entre ecológico, biológico y orgánico, son solamente matices semánticos y no cualitativos.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *