¿Para que sirve la Vitamina E?

La Vitamina E, llamada también tocoferol, es una vitamina liposoluble que se disuelve en la grasa y resulta esencial para el organismo dado que es un antioxidante que ayuda a proteger los ácidos grasos.

Además, protege al organismo de la formación de moléculas tóxicas resultantes del metabolismo normal, como las que ingresan por las vías respiratorias o bucales. Algunos de los alimentos  que contienen vitamina E son los huevos, frutos secos, cereales, y muy importante, el brócoli, que, según Nutrición Sin Más, aporta grandes beneficios a la salud.

Ayuda a combatir las infecciones

Su efecto sobre el sistema inmune está comprobado, pues aumenta la producción de células de defensa y la respuesta celular ante alguna infección, siendo un gran aliado cuando se trata de enfermedades virales.

Parkinson

Ayuda a prevenir esta patología neurodegenerativa si se consumen alimentos ricos en vitamina E. Si ya se padece, la vitamina E ayudará a controlar este trastorno, no a eliminarlo.

Ayuda a prevenir el Alzheimer

Del mismo modo que ocurre con el Parkinson, el Alzheimer se produce por la degeneración de las células del cerebro. Un consumo elevado de la vitamina E protege la membrana celular y retrasa su aparición.

Protección de la piel

Hoy en día es ampliamente conocida por su acción benéfica sobre el cuidado de la piel. De hecho muchas cremas de belleza la contienen en su fórmula. La acción de la vitamina E va mucho más allá de esta función que cumple como antioxidante. Con esta acción te aseguras la protección celular bloqueando los radicales libres.

Beneficia a importantes órganos

Algunos órganos reciben directamente las propiedades de la vitamina E, por ejemplo el pulmón pues disminuye los efectos nocivos del humo del cigarrillo, el hígado haciendo lo mismo con los efectos del alcohol, en el corazón ayuda a prevenir problemas coronarios por presión sanguínea y colesterol altos y en nuestro cerebro pues combate la degeneración celular.

Mayor rendimiento físico

Cuando una persona hace deporte está consumiendo mucha cantidad de oxígeno y esto produce radicales libres, que son moléculas inestables y que dañan al organismo, por lo que un exceso de actividad deportiva puede producir daños. La vitamina E en este caso se tomaría como un suplemento, para que su ingesta sea mayor a la habitual en los alimentos, así gracias a su efecto antioxidante, se equilibra la cantidad de radicales libres y antioxidantes en el cuerpo del deportista. Cuando la actividad física es muy fuerte, la vitamina E reduce el daño muscular, la fatiga del músculo y favorece que la recuperación sea más rápida. La propia vitamina no mejora el rendimiento, pero ayuda a que la recuperación sea más rápida, por lo que indirectamente sí que mejora al deportista.

Regulación hormonal

La vitamina E también afecta al sistema endocrino y nervioso, ejerciendo una acción moduladora para regular el balance hormonal. Hay que destacar que el normal desarrollo de los nervios depende de la vitamina E.

Problemas menstruales

Su consumo ayuda a que los dolores menstruales sean menores y que el síndrome premenstrual no sea tan fuerte como de costumbre.

Carencia de Vitamina E

La deficiencia de vitamina E resulta en problemas en los músculos como miopatía (dolor muscular)  y neuromiopatías y algunas formas de ataxia.

Las deficiencias de vitamina E son muy raras, usualmente se deben a problemas genéticos en las proteínas transportadoras de la vitamina E o en problemas de malabsorción en el Intestino como en la enfermedad de Crohn, fibrosis quística o alcoholismo.

¿La vitamina E engorda?

Se ha generado un mito alrededor, pero es falso: las vitaminas no engordan ya que no tiene contenido calórico, azúcares, proteínas ni grasas.

Sin embargo también hay ocasiones en las que al comenzar a consumir un suplemento por un déficit vitamínico tu cuerpo puede comenzar a pedir más alimento del que estabas acostumbrado, razón por la cual puedes aumentar de peso. En algunos casos también puede provocar hinchazón, si esto sucede, deberías consultar a un médico.

Además de todo lo anterior, la vitamina E es conocida por ser un buen diurético y de favorecer a quienes sufren de problemas de circulación, disminuyendo los calambres y la pesadez pues protege nuestro cuerpo de la oxidación.

La vitamina E también se puede conseguir en suplementos multivitamínicos o en cápsulas blandas. Sin embargo, antes de consumirla por esta vía, te recomendamos consultar con un médico la dosis diaria exacta que tu cuerpo necesita.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *