¿Son beneficiosos para la salud los alimentos liofilizados?

La liofilización es en un método que consiste en conservar los alimentos sin perder sus nutrientes durante un tiempo, y hacerlos más pequeños, facilitando así su modo de preparación y consumo. Pero, ¿es así de simple? O, ¿hay algo más que debamos conocer sobre este proceso?

Ante la gran cantidad de alimentos liofilizados que encontramos hoy en día (frutas, chocolate, café, frutas, verduras, etc.), unos hablan de que a la larga puede ser perjudicial para la salud y desconfían de ellos. ¿Es esto cierto?

Primero que todo debemos aclarar conceptos. La liofilización es un proceso de conservación de los alimentos donde se congela y descongela el alimento mediante el vacío y bajo una presión atmosférica baja, dando como resultado un alimento sin agua, como si estuviera deshidratado, lo que hace que se pueda conservar mucho más tiempo.

¿Cuál es la diferencia entre liofilizado y deshidratado?

Con la liofilización, las frutas y las verduras pueden durar hasta un año en un espacio fresco y seco, sin sacarlas del envase. Al no haber agua ni humedad, no se desarrollan hongos ni bacterias. En cambio, con la deshidratación, al no sacarse toda el agua, estos alimentos duran menos.

Otra ventaja de la liofilización es que conserva el sabor original y esto no se consigue con los deshidratados.

Claro está, el proceso denso y largo se ve reflejado en el precio final del producto.

¿El alimento se mantiene natural?

Con la liofilización, el alimento se seca, lo que quiere decir que se queda sin agua. Y el resultado del producto es más duro y crujiente, pesa menos, pero sigue manteniendo los nutrientes, el color y su sabor.

¿Existen alimentos que nunca se podrán liofilizar?

Hay alimentos que contienen mucha agua, por lo que resulta complicado seguir el proceso y mantener las condiciones. Algunos ejemplos de estos alimentos son el melón, la sandía y la lechuga, entre otros.

¿Es bueno para el organismo?

Aunque es un proceso manipulado, ya que el producto se congela y descongela, debemos saber que no se añaden conservantes, ni se hace una manipulación mayor. Dependerá de qué esté elaborado cada alimento para decir si un alimento es saludable o no. Así que no debemos preocuparnos tanto por la liofilización, ni pensar si nos sentará bien esa zanahoria liofilizada.

¿Sabías que los pimientos liofilizados son ricos en potasio?

Ventajas

Entre las ventajas de este proceso, se encuentran:

  • No necesitan un gran espacio para almacenarse. Se pueden guardar en cualquier sitio, siempre que sea fresco y seco. Y al utilizar estos alimentos ahorras tiempo al preparar tus platos.
  • Duran más tiempo.  Los productos naturales duran mucho más tiempo. Estos se almacenan en envases sellados que pueden durar muchos años. Y lo mejor de todo es que no pierden el sabor, ni la forma, ni el color. Permanece todo intacto.
  • No se desarrollan mohos ni bacterias. El proceso de la liofilización reduce la humedad de un alimento hasta entre un 1 por ciento y un 4 por ciento evitando así el desarrollo de patógenos.

Algunas curiosidades

¿De dónde viene la idea de liofilizar los alimentos? Nada más y nada menos que de los Incas. Ellos querían conservar algunas verduras debido a que vivían en Los Andes, una región donde el clima era muy diverso y duro.

Los Incas aprovechaban las noches heladas y el calor bochornoso del día para transformar la patata en chuno y la carne en charqui. Según los expertos estos fueron los primeros dos productos liofilizados.

Los vikingos serían los próximos en utilizar este método para conservar el arenque. Pero no sería hasta 1906 cuando se crearía en Francia la primera máquina para liofilizar.

Un dato muy curioso para resaltar de la segunda guerra mundial es que la liofilización se utilizó para conservar el plasma sanguíneo y la penicilina. ¿Asombroso, verdad?

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *